Arte y creatividad

En Damanhur, todos descubrimos ser artistas

Historia

Representar significados profundos en clave artística

Desde los primeros años, el deseo de representar valores y significados damanhurianos de forma artística dio vida a los primeros objetos, obras de teatro, canciones y pinturas murales. En el tipo de gobierno comunitario de los años ochenta, que entonces se llamaba Ministerio de Cultura, trabajaba para desarrollar una identidad cultural fuerte y un estilo damanhuriano capaz de caracterizar todos los aspectos de la vida.
Los Templos de la Humanidad fueron una forja de arte y creatividad, y después de los primeros experimentos, los damanhurianos crearon los talleres de mosaico, vidriera, escultura y pintura. Además de realizar la decoración de los Templos, se han convertido en actividades dirigidas también al público. Desde el primer período, llamado en tono de broma "arte bárbaro", hasta las obras más refinadas de hoy, los damanhurianos han vivido la relación con la expresión artística como un renacimiento continuo en el que valorizar los talentos personales en comunión con los de los demás.
A mediados de los años ochenta, se realizó el Templo Abierto de Damjl, con su columnata en arcilla roja, y en el mismo período tuvo lugar en varias ocasiones la Batalla del Arte. Este tipo de “batalla” construye en lugar de destruir, y todos ganan. Se competía entre los distintos equipos para ver quién podía crear las obras de arte más bellas para enriquecer el territorio.
Cada damanhuriano prueba por lo menos con una forma de arte diferente. Año tras año, se forma una tendencia más concreta a través de la identificación de cánones compartidos, que se manifiestan en las diferentes formas expresivas y figurativas. Hoy, desde las pinturas de las salas de los Templos hasta los cortos teatrales que concluyen cada encuentro del jueves por la noche, la expresión artística es un elemento presente en la vida de cada damanhuriano, en el que cada uno es a la vez autor y espectador.