Compartir experiencias

Muchas formas para conocer Damanhur y compartir experiencias

La Carta de la Tierra

Damanhur se adhiere a la Carta de la Tierra

En 2007, Damanhur fue reconocida como un ejemplo de comunidad modelo para la aplicación de la Carta de la Tierra.

El objetivo de la Carta de la Tierra es promover la transición hacia un modo de vida sostenible y una sociedad basada en los principios éticos compartidos, incluyendo el respeto, la atención a la vida comunitaria, la integridad ecológica, los derechos humanos, el respeto de la diversidad, la justicia económica, la democracia y la cultura de la paz.

En el mismo año, Damanhur anunció oficialmente su adhesión a la Carta de la Tierra, que contiene muchos de los principios en los que se basa la Federación de Comunidades.

Para reconocer la alianza oficial, Ruud Lubbers, uno de los fundadores de la Carta de la Tierra y ex-Primer Ministro holandés, y Ashok Khosla, presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), escribieron en un documento conjunto:

"Damanhur es armonía, es tranquila y es hermosa. Nos ha conmovido y encantado este monumento al espíritu humano y el maravilloso homenaje al cosmos y a todas las maravillas de la vida. Nuestro viaje dentro del secreto de la montaña nos llevó también dentro de nosotros mismos, a nuestro sentir interior y nuestro lugar en la creación. Los artistas han dado idea y forma a los valores espirituales, mostrándonos la diversidad de pueblos y civilizaciones a través de los siglos. Los artesanos locales han grabado forma y sustancia en objetos que vibran, dándoles vida con la luz y el sonido. Y aquí, con la Carta de la Tierra, nos damos cuenta de que en medio de la magnífica diversidad de culturas y formas de vida, somos una sola familia humana y una Comunidad de la Tierra con un destino común.

Que nuestra generación sea un tiempo recordado por el despertar de una nueva reverencia ante la vida, la firme resolución de alcanzar la sostenibilidad, el aceleramiento en la lucha por la justicia y la paz, y por la alegre celebración de la vida".

La Carta de la Tierra es una "declaración de principios fundamentales para la construcción de una sociedad global justa, sostenible y pacífica en el siglo XXI". Se publicó en el año 2000, después de años de consultas con organizaciones de todos los niveles en todo el mundo. Presentada a la UNESCO, la Carta de la Tierra se ha difundido por todo el mundo y cuenta con el apoyo de gobiernos y jefes de estado, asociaciones nacionales e internacionales, universidades y miles de personas. Ahora, sus promotores piden a las Naciones Unidas que la reconozcan como una “ley suave”, es decir, un documento de referencia para leyes internacionales y nacionales, como hoy en día es la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

La Carta de la Tierra considera la interconexión de todas las formas de vida y presenta una perspectiva intergeneracional, teniendo en cuenta los derechos de las generaciones futuras y el planeta.

También introduce el concepto de la espiritualidad como un elemento esencial para activar valores éticos que puedan conducir a cambios. La espiritualidad no se entiende como religión. De hecho, las religiones a menudo siguen principios que no conducen a estilos de vida pacíficos y sostenibles. Tampoco se entiende la espiritualidad como un asunto privado, sino como un valor que sirve para construir una sociedad nueva y equitativa.

Uno de los puntos clave de la Carta, de hecho, es el sueño de un mundo más justo y la creación de un gobierno mundial. En las últimas décadas, el poder y la gestión del gobierno se han ido alejando del Estado hacia las empresas y la sociedad civil. Estos elementos de la sociedad tienen ahora la responsabilidad de actuar de forma conjunta y hacer frente a los nuevos desafíos globales. En este sentido, Damanhur es un ejemplo raro de compromiso cívico directo y responsable.