Crear sostenibilidad

El respeto por la vida en las acciones de todos los días

Los nombres de animales

Una tradición y una elección de vivir con sentido del humor

Los damanhurianos toman la decisión de asumir un nuevo nombre algún tiempo después de convertirse en ciudadanos. Tomar un nombre nuevo es una tradición en muchas escuelas espirituales. En Damanhur, los ciudadanos eligen sus nombres, que se usan junto al nombre de nacimiento, y con este acto definen una nueva etapa de la vida, como un nuevo nacimiento.

Se eligen nombres de animales para establecer una conexión con la naturaleza y, en específico, con otra especie viva con la que se pueden identificar fácilmente. Además, es divertido y humorístico tener un nombre de animal: para hacer las cosas en serio, se dice en Damanhur, ¡hay que saber no tomarse demasiado en serio!

Como alternativa al nombre de animal, los ciudadanos pueden elegir el nombre de un espíritu de la naturaleza o de un animal mítico, como el hipogrifo o el centauro.

Algunos años después de tomar el nombre de animal, cada damanhuriano pueden tomar también el nombre de una planta, siempre con el mismo sentido de renovación, de conexión con la naturaleza y de tener una visión humorística de la vida.

Cada uno elige su propio nombre, y este proceso se confirma con los demás ciudadanos durante un encuentro de la comunidad. Puede suceder que la asamblea reconozca como más adecuado un nombre distinto del solicitado, en cuyo caso la persona puede aceptar el nombre que se propone o posponer para otro momento de la adquisición del nuevo nombre.