Investigación y experimentación

Investigación y experimentación como un modo de concebir la vida

El mundo vegetal
El Templo Bosque Sagrado

La mágica convivencia entre plantas, animales y espíritus

Damanhur ha invertido desde siempre en comprar hectáreas de bosque que, a menudo, habían sido reducidas por los propietarios anteriores a reservas de madera para la calefacción, tras haber sufrido décadas de explotación intensiva.
En la filosofía damanhuriana, un bosque es un lugar mágico, donde la complejidad de la vida se expresa en un entramado armónico de muchas formas de vida animal, vegetal y sutil. Con dedicación y paciencia los damanhurianos tras comprar un bosque entero de castaños, parcela por parcela, han limpiado toda la leña seca y, a través de una tala terapéutica, han transformado un bosque de árboles finos y altos en un bosque con árboles más grandes. Han cuidado el bosque tratando la infestación de la avispa de las agallas y han vuelto a introducir muchas especies vegetales.
En el Templo Bosque Sagrado, existen hoy espacios dedicados a la meditación y el contacto con los árboles y los espíritus de la naturaleza. Se han creado también muchos recorridos con forma de espirales y laberintos con piedras pintadas de colores. Cada uno de ellos tiene una función diferente, pero están todos conectados con las líneas sincrónicas que envuelven los Templos de la Humanidad. Los circuitos se extienden por kilómetros entre y entorno a los árboles del bosque.
El Templo Bosque Sagrado se considera una extensión de los Templos de la Humanidad, excavados en la roca de la misma montaña. Los árboles de este bosque se consideran los "cabellos" de los Templos, de forma poética y también en virtud de la conexión energética que une estos dos lugares sagrados.
Muchas experiencias e investigación han hecho del Bosque un lugar vivo y lleno de historia, desde experimentos de supervivencia, que han estimulado la transformación individual, hasta la investigación sobre la sensibilidad del mundo vegetal. Hoy en día, el Templo Bosque Sagrado lo pueden visitar, previa reserva a través del Welcome Office, todos los visitantes que deseen recorrer las espirales y los laberintos o asistir a los conciertos de Música de las Plantas.

La música de las plantas

Descubrimos que a las plantas les gusta tocar música

La investigación sobre la música de las plantas comenzó en Damanhur en 1976. Los investigadores damanhurianos en este campo, crearon un instrumento capaz de captar las variaciones electromagnéticas de la superficie de las hojas y las raíces y de convertirlas en sonidos.
El deseo de un contacto profundo con la naturaleza ha inspirado también los Conciertos de las Plantas, en los que los músicos tocan acompañados por melodías creadas por los árboles. Los árboles aprenden a controlar sus emisiones eléctricas y por lo tanto a modular las notas, como si fueran conscientes de la música que producen. La investigación ha continuado y hoy día, el equipo utilizado en los conciertos está disponible para el público, para poder compartir con quien lo desee esta profunda experiencia de comunicación con el mundo vegetal.
Es posible comprar el aparato de la Música de las Plantas en internet, a través del cual se puede escuchar la música creada por una planta, lo que nos acerca a la sensibilidad y a la inteligencia del mundo vegetal.
Los conciertos de Música de las Plantas se realizan de forma regular en Damanhur, y se han presentado en festivales de Europa, India, Estados Unidos y Canadá. Muchas de estas experiencias se han grabado y recopilado en colecciones musicales o en CDs disponibles en CDBaby, iTunes, Amazon, Google Play, eMusic, Rhapsody, Spotify, Deezer, Last.fm, Soundcloud, Nokia y en muchos otros sitios.
En el libro de la Música de la Plantas, disponible en internet, se cuentan los episodios más importantes y conmovedores de esta investigación, que se lleva a cabo desde hace cuarenta años.

Orientar los árboles

Conectar de nuevo el mundo vegetal y el humano.

La "orientación de los árboles" es una iniciativa que Damanhur propone desde 2011. La comunidad participa en este proyecto junto con muchos amigos de todo el mundo, la mayoría de los cuales forman parte del Popolo Spirituale. La finalidad de la orientación de los árboles es acercar el mundo de los humanos y el mundo de los seres vegetales.
La visión espiritual damanhuriana concede gran importancia al contacto con las fuerzas físicas y sutiles de la naturaleza, representadas por las plantas y los espíritus de la naturaleza. Los árboles son las grandes antenas vivas de nuestro planeta. En el solsticio de verano, ellos lanzan una señal en el cosmos sobre el estado de salud de nuestro planeta y en el solsticio de invierno reciben una señal de retorno. A causa del ser humano, desde hace muchos años su mensaje se ha convertido en un llanto de desesperación. El compromiso de los damanhurianos y de todos los que sostienen esta iniciativa es transformar este llanto en un concierto de árboles felices.
La orientación de los árboles es una gran aventura, emocionante y divertida, un proyecto en el que cualquiera puede unirse aplicando una técnica sencilla que consiste en acercarse al árbol con un péndulo sélfico y girar entorno a él, como para abrazarlo.