Spiritual Vision

Un camino para despertar la chispa divina

Camino hacia la libertad espiritual

Ocho pasos hacia la iluminación

El camino hacia la libertad espiritual, creado siguiendo el mensaje de Falco Tarassaco, es una oportunidad para explorar el camino de la espiritualidad y el conocimiento de uno mismo, con el fin de conectarse con la energía divina del universo e ir hacia la felicidad. Es un camino de meditaciones laicas sobre la naturaleza de la vida y el ser humano, cuya intención es dar libertad a cada participante para que defina su propia filosofía de vida y que la siga con coherencia y alegría.
El camino hacia la libertad espiritual es un tipo de meditación con la que podrás recuperar el sentimiento místico de existir que caracteriza al ser humano. “Existir” significa sentirse parte de un gran ecosistema en el cual coexisten todas las fuerzas vivas (visibles e invisibles), desde las bacterias a las grandes inteligencias, que las tradiciones clásicas definen como “divinidad”. Es un viaje hacia el despertar del ser humano: un ser vivo dotado de pensamiento positivo, sensibilidad, abierto hacia los demás y en paz consigo mismo.
Según las enseñanzas de Falco, el despertar personal pasa por la dimensión colectiva como la mejor manera de desarrollar su individualidad. Todo el mundo tiene como destino individual el desarrollo de sus talentos y sus sueños, lo que sólo sucede gracias a la profunda interacción con los demás, a través del intercambio, la confrontación y la colaboración.
La verdad, dice Falco Tarassaco, es un cristal con miles de caras. Cada una refleja aquello que es real de un modo diferente, pero auténtico. Al escoger la cara del cristal con la que resuena, cada uno puede ir, a través de ella, a la búsqueda de la verdad. En el camino de libertad espiritual, partiendo de la cara del cristal representada por la escuela de pensamiento de Damanhur, se pueden compartir las experiencias y descubrimientos con los demás, pudiendo cada uno buscar su verdad, su camino evolutivo y la misión que la vida le ha reservado.
El camino está compuesto por ocho meditaciones básicas que se hacen en grupo guiadas por instructores damanhurianos. Cada meditación dura de dos a tres días y se realizará en la ciudad del mundo en la que el camino tiene sede.
Cualquier lugar de cualquier país del mundo puede ser sede del camino de libertad espiritual. Las personas que se sientan llamados a participar pueden ponerse en contacto con la escuela de pensamiento de Damanhur para organizar un grupo. Una vez que esté formado el grupo, los instructores damanhurianos estarán disponibles para empezar la primera meditación.
Una vez que el recorrido básico se haya completado, las meditaciones pueden repetirse en diferentes lugares y con distintos instructores, pudiendo tocar temas diferentes a los primeros ocho, según las propuestas de los alumnos y la experiencia de los instructores.
Cada meditación se inspira en los valores representados por una de las salas de los Templos de la Humanidad. Para el que pueda venir hasta Damanhur, se propone hacer una de las ocho meditaciones básicas en su interior, pero es también posible realizarlas todas en la ciudad sede del camino.
A la finalización de la ocho meditaciones básicas, una vez que se han realizado todas (puede suceder que no todos acaben al mismo tiempo, ya que cada uno puede seguir su ritmo de recorrido según considere, incluso participando con diferentes grupos) cada persona es activada a un primer nivel de contacto con las fuerzas del ecosistema espiritual amigas de la humanidad y accede a una simple ritualidad personal, según la experiencia de la escuela de meditación de Damanhur.
A partir de ese momento, cada persona puede repetir de nuevo, con instructores, grupos y en ciudades diferentes o sugerir otras nuevas o vivir su vida a la luz de todo lo que ha aprendido durante este recorrido. La escuela de pensamiento de Damanhur permanece siempre como referencia espiritual para todos aquellos que lo deseen.