Visión espiritual

Un camino para despertar la chispa divina

La Escuela de Meditación
Características

La Escuela de Meditación, para encontrar el maestro interior

El principal camino espiritual damanhuriano está representado por la Escuela de Meditación.  Sus ámbitos de experiencia e investigación- el Curso de Meditación y el Camino hacia la Libertad Espiritual – están abiertos a personas interesadas en todo el mundo, La participación en los cursos conlleva un coste mínimo, ya que no se puede poner un precio al conocimiento al que se accede. Sus cursos están abiertos a personas interesadas en todo el mundo.

El Curso de Meditación, que representa el camino directo al corazón de las enseñanzas de Falco Tarassaco, conlleva la activación de una relación directa con las fuerzas del ecosistema espiritual a través de una iniciación. 

En los primeros encuentros, se profundiza sobre los significados de la vida, de las leyes y de las fuerzas que rigen el universo. Más tarde, la búsqueda toma una dirección elegida a través de las Vías Espirituales, que representan seis caminos específicos en los que traducir a la práctica todos los aspectos de la espiritualidad damanhuriana según las propias características y preferencias personales. A partir de un cierto nivel, los mismos miembros de la Escuela determinan los temas de investigación.
El Camino hacia la Libertad Espiritual es un camino guiado hacia el despertar de la propia conciencia, hasta el desarrollo de una conexión con las fuerzas del ecosistema espiritual. En la visión de Falco Tarassaco, un camino espiritual auténtico conduce al despertar del maestro interior, lo cual sucede cuando se está abierto a la ayuda que podemos dar y recibir de los demás. El camino consiste en meditaciones periódicas propuestas por los instructores y por las personas mismas, para explorar y definir los colores de la propia espiritualidad.
La Escuela de Meditación enseña a no delegar en nadie externo la propia evolución espiritual. Por esta razón, Meditación se entiende como una forma de vivir las veinticuatro horas del día, un camino en el que la Escuela puede durar toda la vida, si uno lo desea.

La ritualidad

Un lenguaje que abre la comunicación con la dimensión espiritual

En Damanhur, el rito es el lenguaje a través del cual comunicamos con todas las formas de vida inteligente que habitan el ecosistema espiritual, es decir, la dimensión no material de lo existente.
Hay grandes ritos conectados a los ritmos de la naturaleza, como los solsticios y los equinoccios, en los que celebramos la unión con las fuerzas de la naturaleza y las fuerzas divinas, y a la conmemoración de los difuntos, en la que abrimos la puerta hacia el más allá para recordar a todos los que han pasado a través de ella. Hay rituales cotidianos simples, como el de contacto con el mundo vegetal a través del saludo a los árboles cuando llegamos a los territorios de las diferentes comunidades de Damanhur, o el de la purificación de los alimentos antes de cada comida, que sirve para sintonizar la frecuencia de los alimentos con la nuestra, para que nutran el cuerpo físico y los cuerpos sutiles o energéticos.
Damanhur cuenta con seis caminos específicos llamados Vías Espirituales, y cada una desarrolla una ritualidad específica, en conexión con los elementos relativos a las diferentes funciones. Hay también una ritualidad personal, que permite enfocar la propia energía hacia los objetivos determinados por los mismos iniciados.
Todos los damanhurianos ofician sus propios ritos, puesto que cada iniciado tiene una relación directa con las fuerzas del ecosistema espiritual.
El canto, la danza, la música y la percusión son una parte integrante del ritual, junto con palabras, signos y gestos en lengua sagrada, un lenguaje arquetípico que se utiliza también en el arte sagrado.

La espiritualidad cotidiana

Las Vías: distintos campos de interés dentro de la Escuela

Las Vías Espirituales son grupos dentro de la Escuela de Meditación en los que cada iniciado desarrolla puntos específicos de interés, de acuerdo con sus aspiraciones y talentos. Las Vías Espirituales complementan el camino general de Meditación y sientan las bases de la iluminación individual a través del desarrollo de las cualidades de cada persona, con la idea de que para llegar al mismo objetivo espiritual hay tantas maneras diferentes de ser como individuos hay.
A través de las Vías Espirituales, aplicamos en la práctica el principio damanhuriano según el cual la diversidad es una fuente de riqueza espiritual para toda la comunidad.
Cada damanhuriano elige una Vía principal, y si lo desea incluso una segunda, a través de la cual profundizar su investigación, en grupo e individualmente.
Las Vías son un elemento fundamental, no sólo en el camino espiritual de cada persona sino también en la conducción de Damanhur, hasta el punto de que algunas funciones de la Federación de Comunidades se delegan a las Vías.
Actualmente, las Vías son seis:
- la Vía del Monacato y de las Parejas Esotéricas, elegida por los que, de forma individual o en pareja, desean profundizar cómo contener y dirigir su energía vital;
- la Vía de los Caballeros, que se ocupa de la protección del territorio y de la seguridad;
- la Vía del Oráculo, dedicada a profundizar la exploración del lenguaje ritual;
- la Vía del Arte y la Palabra, que se ocupa de la transmisión de los contenidos y del refinamiento de las artes;
- la Vía de la Salud, que crea un camino de crecimiento a través del cuidado y el bienestar;
- la Vía del Arte y el Trabajo, que apoya y promueve el desarrollo de actividades y servicios.
Otras vías menores, llamadas Direcciones, incluyen la educación en el contexto familiar y de la escuela, y la autosuficiencia alimentaria y sostenibilidad.