Vivir en comunidad

Una federación de eco-comunidades espirituales abiertas al mundo

Economía y trabajo
El sistema económico

Una gran propiedad colectiva de todos los ciudadanos.

La estructura económica de Damanhur ha cambiado muchas veces en los cuarenta años transcurridos desde su fundación.
Durante los primeros diez años, los ciudadanos eligieron compartir los ingresos económicos personales, metiéndolos en un fondo común que se usó para comprar tierras y casas. Este fondo permitió crear las bases para el desarrollo de la comunidad e iniciar los Templos de la Humanidad. Después de esta primera fase indispensable, los ciudadanos eligieron que cada individuo volviera a gestionar totalmente sus propios recursos económicos. Así, cada persona tiene un incentivo para expresar su potencial individual, pudiendo contar con recursos económicos personales. Hoy en día, Damanhur es una gran propiedad colectiva, en cuya gestión participan todos los ciudadanos.
Cada comunidad se administra como una verdadera familia. Quien trabaja contribuye a los gastos, apoya a quien tiene necesidad y, en función de las posibilidades, apoya los objetivos de la federación, como la escuela familiar, los Templos de la Humanidad, etc...
Para hacer posible la propiedad colectiva de todo el patrimonio inmobiliario de la Federación, los damanhurianos han creado una cooperativa inmobiliaria, la Atalji S.C., propietaria de los terrenos y las casas de la federación de comunidades. El patrimonio ha crecido con el tiempo a través de la inversión en la adquisición de nuevos bienes, sobre todo en la reforma de casas antiguas y también a través de las acciones pagadas por los miembros, que son los mismos ciudadanos. Cada damanhuriano puede retirar sus acciones si decide dejar la ciudadanía o por causas mayores. Otra cooperativa, la Punto Verde S.C., es propietaria de las instalaciones y los terrenos en los que se desarrollan las actividades agrícolas y ganaderas.

El "crédito"

Un sistema de moneda complementaria, paralelo al euro

El "crédito" es el sistema de moneda complementaria de Damanhur, y tiene como objetivo desarrollar una nueva forma de economía basada en valores éticos de cooperación y solidaridad. Tiene un alto valor ideal elevado para nosotros y se ha creado para devolver al dinero su significado original: ser un medio para facilitar el intercambio, basado en un acuerdo entre las partes. La palabra "crédito" nos recuerda que el dinero es sólo un instrumento a través del cual se da crédito, o bien, confianza. Gracias a este sistema complementario, los damanhurianos quieren ennoblecer el concepto del dinero. Se considera no como un fin en sí mismo, sino como instrumento funcional para los intercambios entre personas que comparten valores e ideales.
En términos técnicos, el crédito es una unidad de cuenta funcional, activa dentro de un circuito predefinido. Hoy, de forma convencional, el crédito asume el mismo valor que el euro. En el cumplimiento de la ley italiana y las obligaciones administrativas, las operaciones en todas las actividades económicas presentes en Damanhur prevén y privilegian la circulación del crédito como sistema de intercambio interno. Los visitantes y amigos que llegan a Damanhur pueden cambiar dinero en el Welcome Office o en las máquinas de cambio distribuidos en las zonas principales. Los créditos no utilizados se pueden volver a cambiar en euros en cualquier momento.
La moneda de plata de 50 créditos, equivalente a 50 euros, ha recibido el premio Bulino d'Oro 2006 otorgado por Red Exhibitions Italia y por la revista Graph Creative por la calidad del diseño y de la ejecución.

Las empresas

Muchas empresas en varios ámbitos profesionales

Los damanhurianos han creado muchas empresas que operan en los sectores del arte, la artesanía, la energía renovable, la construcción, los proyectos, la alimentación, la edición, etc. El denominador común de todas las actividades en Damanhur es la visión del trabajo como medio de crecimiento espiritual. El trabajo se ve como una forma de ofrecerse a los demás, como una forma de expresar la dimensión creativa y una oportunidad para elegir materiales y procesos de bajo impacto ambiental.
Muchas actividades están situadas en el centro Damanhur Crea, una antigua fábrica de Olivetti en Vidracco. Y es precisamente Adriano Olivetti el nombre del Centro de Congresos de Damanhur Crea, para subrayar las analogías con su visión empresarial iluminada.
Las empresas creadas por los damanhurianos se dirigen a los clientes internos y al público en general, que aprecia el hecho de encontrar tanta vitalidad, calidad y variedad de iniciativas en un pueblecito de la Valchiusella. La presencia de muchas actividades es crucial para la calidad de vida del territorio circundante. Gracias a ellas, la población local puede beneficiarse de numerosos servicios: desde el ambulatorio médico hasta el supermercado y restaurante biológico, desde los laboratorios de arte y artesanía hasta la peluquería. El personal que trabaja en Damanhur Crea está formado principalmente por ciudadanos damanhurianos, pero hay numerosos ejemplos de colaboración con empresas, profesionales y artesanos locales. Muchos damanhurianos trabajan en sus propias empresas, mientras que otros trabajan en estudios profesionales, escuelas, fábricas, hospitales y otras entidades de la zona.