Vivir en comunidad

Una federación de eco-comunidades espirituales abiertas al mundo

La Constitución de Damanhur

Tradición, cultura, historia y ética compartidas

 Damanhur se basa en la diversidad, el cambio y la acción, que se puede aplicar a todo dentro de la comunidad. La estructura social y el sistema político han cambiado muchas veces a lo largo de los años, desde las primeras comunidades hasta la actual Federación de Comunidades. El modelo damanhuriano de toma de decisiones ha evolucionado, creando un sistema eficiente y democrático con representantes y órganos elegidos en base a la participación de todos los ciudadanos en el debate público. Los cambios de las reglas y normativas se ratifican conforme a la Constitución, que ha sido actualizada varias veces. La versión actualmente en vigor es del 2007.

Compartimos con vosotros nuestra constitución y os invitamos a utilizarla como base para crear un modelo que funcione en vuestra vida comunitaria.

Constitución de Damanhur

Damanhur es una escuela de pensamiento fundada por [...]Oberto Airaudi[/] e inspirada por sus enseñanzas. La estructura de Damanhur se expresa a través de cuatro cuerpos, llamados "[iii]Meditación[/]": tradición y conocimiento ritual; "[/]Juego de la Vida[/]": experimentación y aspecto dinámico; "[/]Tecnarcato[/]": continua transformación interior; y el "[/]Social[/]": aplicación de las enseñanzas a nivel social.

Los fines de Damanhur son la libertad y el despertar del ser humano como Principio Divino, espiritual y material; la creación de una forma de vida auto-sostenible basada en los principios éticos de buena convivencia y amor, la integración y la colaboración armónica con todas las fuerzas conectadas a la evolución de la humanidad.

La Constitución es la carta fundamental que regula el Cuerpo Social formado por los ciudadanos de Damanhur. El ciudadano damanhuriano dedica su vida a la aplicación de los principios y objetivos establecidos en la Constitución y se compromete a respetar y cumplir todas sus normas.

La adhesión a la ciudadanía se lleva a cabo de diferentes formas, que se corresponden con las elecciones y el nivel de compromiso de las personas.
Las comunidades representan la forma ideal de agregación y de convivencia. Se inspiran en los principios de solidaridad y de compartir.
Las comunidades en su conjunto están organizadas en una federación.
A la federación también pueden unirse comunidades o grupos pertenecientes a otras escuelas de pensamiento, siempre que estén animadas por los mismos objetivos.
El Popolonace de la creación de una tradición, de una cultura, de una historia y de una ética común.

art.1. Los ciudadanosson hermanos que se ayudan recíprocamente a través dela confianza, el respeto, la claridad, la aceptación, la solidaridad y lacontinua transformación interior.Cada uno se compromete en dar a los demás nuevas oportunidades para recomenzar.

art. 2. Cada ciudadano se compromete en difundir pensamientos positivos y armónicos y en dirigir cada acción y pensamiento al crecimiento espiritual, anteponiendo el ideal al interés personal. Cada uno es responsable y consciente de sus actos, social y espiritualmente, sabiendo que se multiplican y reflejan en el mundo a través de las líneas sincrónicas.

art. 3. Mediante la vida comunitaria se persigue la formación de individuos cuyas relaciones recíprocas sean reguladas por el conocimiento y por la conciencia. Las reglas fundamentales de la vida son el sentido común, pensar bien de los demás, la amabilidad, el humorismo, el optimismo, la aceptación y la valorización de las diversidades. A cada ciudadano se le pide capacidad de autocontrol, pureza y madurez en las elecciones que realiza.
Los ciudadanos que desean emprender una relación afectiva reconocida lo anuncian públicamente a la población.

art. 4. El trabajo tiene valor espiritual y se considera como una donación de sí a los demás.

A través de él cada uno participa en las actividades espirituales y materiales de la población. El ciudadano ofrece parte de su tiempo en realizar obras de interés común y da valor al voluntariado y a la terrazzatura. Cada tarea es tan valiosa y digna como todas las demás.

art. 5. Damanhur promueve la investigación, fomenta e impulsa la experimentación y la renovación en todos los campos del conocimiento, siempre y cuando todo se exprese de forma armónica. Los ciudadanos mejoran su formación, amplían y profundizan sus conocimientos en los campos del estudio, del arte, del trabajo y de actividades placenteras.

art. 6. La espiritualidad, la investigación y la ecología inspiran la manera de relacionarse con el entorno, incluyendo el uso de tecnologías apropiadas. Cada ciudadano vive en comunión con la naturaleza y las fuerzas sutiles que la habitan, se compromete a respetar y conservar los recursos y evita todo lo posible formas de contaminación y de derroche.

El ciudadano practica reglas de vida adecuadas a un armónico desarrollo físico, mental y espiritual; respeta el propio cuerpo, lo cuida y lo nutre correctamente y no abusa de ninguna sustancia; cuida el orden y la limpieza de los lugares en los que vive.

art. 7. El Popoloes una entidad únicaen constante evolución, que resulta de la suma orgánica detodos los individuos: contiene y sintetizalas experiencias, los pensamientosy los sentimientosexpresados??en su interior y es patrimonio cultural, ético y espiritual.

art. 8. Elciudadano damanhurianose mantiene a nivel personalycontribuye con susrecursos ytrabajo paraapoyar a la Federaciónde Comunidades,de acuerdocon elprincipio de compartir lo que se tiene.Quiendeja de ser ciudadanono tiene derecho a hacer una reclamación de caráctereconómico a la comunidad ni puede pretender recibir lo que ha contribuido.

art. 9. Los ciudadanos damanhurianos preparan de la mejor manera posible tanto a nivel espiritual como social el ambiente para el nacimiento y el crecimiento de los hijos, y a tal fin ponen especial atención en programar los nacimientos. Educan a sus hijos para que sean personas libres y autónomas, proporcionándoles los instrumentos necesarios para expresar y desarrollar las características individuales, aplicando líneas pedagógicas comunes. Todos los ciudadanos residentes participan en la educación de los hijos, en su cuidado y mantenimiento.

art. 10. Aquéllosque deseen hacerse ciudadanosdamanhurianos tienen que presentar una solicitud escrita.Si los solicitantescumplen con los requisitosbásicospara ser ciudadanos, se les admite en periodo de prueba según las modalidades acordadas.A partir de esemomentose les pide cumplir con la presenteCarta y con las demásnormas sociales.La "concesión de la ciudadanía" puede producirse solamentedespués de que hayan demostrado el conocimiento de los principiosy del patrimoniocultural dela población.
Sedeja de pertenecera la ciudadaníapor rescisióno por exclusióncuando existan motivosgraveso faltasque haganincompatiblela continuidad dela relación.

art. 11. El máximo órgano directivo está representado por los Reyes Guía. Ellos coordinan los cuerpos de Damanhur y garantizan el desarrollo de los objetivos ideales y de la finalidad espiritual en cada manifestación de la vida social.
Los Reyes Guía dirigen las decisiones y promulgan leyes sobre asuntos que afectan a todos los Ciudadanos.
La opinión unánime que expresan los Reyes Guía tiene carácter vinculante para cualquier individuo, grupo o entidad.
Son elegidos periódicamente por los miembros del Cuerpo de Meditación de acuerdo a las reglas establecidas dentro del mismo.

art. 12. Las funciones inherentes al control sobre el cumplimiento del orden normativo son ejercidas por el Colegio de Justicia. Cada ciudadano está obligado a respetar sus decisiones.
El Colegio de Justicia puede suspender y anular los actos ilegítimos producidos por otros órganos.
Instruye y define los procedimientos disciplinarios por violación de las normas constitucionales.
Desarrolla funciones de apelación en el caso de sanciones disciplinarias emanadas por otros órganos en la modalidad y con las formas previstas por las leyes federales.
Vela por el desarrollo social y sugiere la elaboración de normativas adecuadas al desarrollo colectivo e individual.
Las eventuales controversias entre los ciudadanos y entre éstos y Damanhur y sus órganos serán sometidas, con exclusión de cualquier otra jurisdicción, a la competencia del Colegio de Justicia. Éste juzgará de manera equitativa, sin formalidad de procedimiento, y su juicio será inapelable.
El Colegio de Justicia es elegido periódicamente por los miembros del Cuerpo de Meditación según las reglas definidas dentro del mismo.

art. 13. Los ciudadanos se organizan en comunidades según las modalidades establecidas por la ley federal. Las comunidades cuentan con territorio, población y autonomía propias. Cada comunidad tiende a la plena autosuficiencia y su población no puede exceder de 200-220 personas. El gobierno de la Comunidad se elige periódicamente. La comunidad podrá establecer organismos y dictar las normas que considere necesarias para su funcionamiento, teniendo en cuenta la tradición y los intereses de toda la ciudadanía.
Todo ciudadano se compromete, si se encuentra en el territorio de la comunidad, a respetar sus leyes. Los ciudadanos residentes en las comunidades y las personas que se encuentren en territorio damanhuriano no pueden fumar, ni excederse con el alcohol ni usar drogas.

art. 14. A la federación de comunidades pueden adherirse comunidades o grupos animados por principios y finalidades que sean compatibles con aquéllos establecidos en la presente Carta. Los Reyes Guías deciden sobre las modalidades de adhesión.

art. 15. Las normas de ejecución de la presente Carta no pueden contener disposiciones contrarias a la misma. La disciplina de las materias que conciernen a la ciudadanía se aplica mediante las normativas.

La revisión de las normas contenidas en esta Carta es aprobada por los miembros del Cuerpo de Meditación según las reglas definidas dentro del mismo. En todos los casos en que surjan cuestiones de interpretación de las normas vigentes, la solución será adoptada por los Reyes Guías, con el parecer consultivo del Colegio de Justicia, expresado según los principios de la Tradición.

Damanhur, 17 diciembre 2007