Vivir en comunidad

Una federación de eco-comunidades espirituales abiertas al mundo

La Constitución de Damanhur

Tradición, cultura, historia y ética compartidas

Damanhur es una escuela de pensamiento basada en las enseñanzas de Falco Tarassaco, Oberto Airaudi (1950-2013). Las funciones de guía espiritual y de garante de la continuidad del proyecto social y espiritual que él desempeñaba ahora están confiadas a los sabios, elegidos entre los miembros de Medit-Acción.

Medit-Acción es el camino iniciático, espiritual y de conocimiento central de la filosofía damanhuriana.

La misión de Damanhur es el desarrollo del proyecto Vajne, dedicado al despertar de la consciencia de la naturaleza divina del ser humano a través de la conquista de la libertad espiritual, la interacción consciente con las Fuerzas del ecosistema espiritual, que apoyan la evolución de la humanidad; la elección y el desarrollo de una visión mágica de la vida y la creación de un modelo de vida basado en principios éticos y solidarios.

Damanhur comparte su experiencia con el mundo para ser fuente de inspiración para otros modelos comunitarios originales, culturalmente caracterizados, diferentes y autónomos entre ellos.

A través de una tradición, cultura, historia y ética comunes, Damanhur ha creado un nuevo Popolo Espiritual. El Popolo es un contenedor vivo de energías y talentos que une idealmente y energéticamente a las personas que viven en distintos lugares del planeta y que se reconocen en el proyecto Vajne.

En Damanhur, la vida en comunidad es el modelo ideal de agregación y convivencia, basado en los principios de solidaridad y participación. A través de la vida comunitaria, Damanhur persigue la formación de individuos felices, cuyas relaciones sean guiadas por el conocimiento y la conciencia. Es fundamental el respeto por toda forma de vida, material y sutil, para hacer de nuestro planeta un hábitat en el que cada ser encuentre el espacio para su evolución.

La constitución es la carta fundamental que regula el cuerpo social formado por los ciudadanos de Damanhur. Otros cuerpos de Damanhur son Medit-Acción, el camino iniciático de Damanhur, el Juego de la Vida, que representa la experimentación y el cambio, y el Tecnarcato, que incluye el camino de transformación personal de los ciudadanos.

Todos los ciudadanos se comprometen a respetar las normas de esta carta y aplicar en sus vidas los principios en ella contenidos.

Principios éticos y de comportamiento

1. Los ciudadanos damanhurianos son los creadores de Damanhur y los garantes de su desarrollo y de la coherencia con sus fines ideales. Los ciudadanos son hermanos y hermanas cuyas relaciones se basan en la confianza, la claridad y la sinceridad. Los valores de vida fundamentales son el amor, la acción desinteresada y consciente, el pensar bien de los demás, la amabilidad, la solidaridad y el sentido del humor. A todos los ciudadanos se les pide pureza, madurez en sus elecciones y capacidad de autocontrol.

2. Los ciudadanos damanhurianos basan su comportamiento en una visión espiritual y mágica de la vida, que guía las elecciones y las acciones, tanto individuales como colectivas, y viven con conciencia y empatía la conexión con ellos mismos, con otros seres vivos y con el planeta. Todo damanhuriano aplica principios de participación y transparencia, compartiendo sus experiencias de vida con otros ciudadanos.

3. Los ciudadanos damanhurianos son conscientes de que sus pensamientos y acciones, individuales y colectivas, influyen en el comportamiento de los demás y se reflejan en el mundo a través de las líneas sincrónicas. Por este motivo son responsables a nivel espiritual y social. Cada ciudadano abraza la vida con pensamiento positivo y optimismo, se compromete a elevar la calidad de sus relaciones interpersonales y a ofrecer siempre a los demás nuevas oportunidades para expresar lo mejor de sí mismo.

4. Cada ciudadano identifica y desarrolla un proyecto de crecimiento personal, con el fin valorizar sus talentos, buscar la libertad espiritual y apoyar a los demás en su camino evolutivo.

Los ciudadanos damanhurianos están siempre disponibles para poner sus talentos en sinergia con los demás, conscientes de que la integración de estos en el grupo permite obtener un resultado superior al que se expresaría de forma individual.

5. El trabajo tiene un valor espiritual y se entiende como una donación de uno mismo a los demás. Cada función es valiosa y digna como todas las demás.

Damanhur promueve la investigación, favorece y fomenta la experimentación y la innovación en todos los campos del conocimiento. Cada ciudadano amplia su cultura y conocimiento del mundo, profundiza en sus habilidades a través del campo del estudio, del arte, del trabajo y de las actividades que le gustan.

6. La espiritualidad y la ecología inspiran la relación con el medio ambiente, la naturaleza y las fuerzas que la habitan. Los ciudadanos se comprometen a respetar y conservar los recursos y a evitar en lo posible la contaminación y los residuos. Los ciudadanos aplican como regla de vida el orden y la limpieza.

7. Los ciudadanos damanhurianos crean las mejores condiciones espirituales y sociales para sostener cada fase de la vida, desde el nacimiento hasta la muerte, con consciencia y amor. Los damanhurianos educan a sus hijos para hacerles individuos independientes y libres, proporcionándoles las herramientas necesarias para expresar y desarrollar sus características individuales.

8. Los ciudadanos son conscientes de que el cuerpo es un templo y que la salud es un patrimonio personal y colectivo; se cuidan y adoptan un estilo de vida saludable, una alimentación equilibrada y privilegian las terapias naturales. Los ciudadanos damanhurianos no fuman, conscientes de que la respiración es un vehículo de energía vital y espiritual, y como un elemento de autodisciplina compartida. No toman drogas, no abusan de bebidas alcohólicas ni de sustancias medicinales y se esfuerzan en no caer en ninguna forma de dependencia.

9. El ciudadano damanhuriano se provee su mantenimiento personal y apoya los proyectos de Damanhur con sus recursos y su trabajo, en función de sus posibilidades y con coherencia a su elección de ciudadanía.

Orden social

10. El reconocimiento de la ciudadanía se realiza de acuerdo con las leyes federales. El ciudadano damanhuriano comparte y respeta los principios expresados en la presente constitución. Si una persona desea retirarse de la ciudadanía, el gobierno de Damanhur y el ciudadano colaboran para que sea de una manera armoniosa y justa para ambas partes.

11. La vida comunitaria representa en Damanhur el camino más eficaz para la evolución individual, colectiva y de la humanidad.

Las comunidades de Damanhur están organizadas en una federación y persiguen la autosuficiencia a través de la autonomía, el desarrollo, la integración y la valorización de la diversidad. La adhesión a la federación se lleva a cabo de acuerdo con la elección de cada ciudadano, en conformidad con los organismos encargados de ello. En las comunidades damanhurianas la convivencia tiene diferentes modalidades, en función de la autonomía prevista por la federación.

12. Las comunidades son entidades compuestas por ciudadanos, con características propias territoriales, culturales, artísticas y sociales, de acuerdo con las disposiciones de las leyes federales. Cada comunidad elige un organismo con funciones directivas, siguiendo las reglas establecidas internamente, competente para la toma de decisiones y la emisión de las normativas que le concierne. La población de cada comunidad no puede superar los 200/220 individuos. Cada comunidad puede establecer los organismos y emitir las normas que considere necesarias para su funcionamiento. Las comunidades tienen autonomía administrativa y económica en relación a la federación, con respecto a las leyes federales. Si un grupo de ciudadanos desea ser reconocido como comunidad damanhuriana lo solicita al gobierno federal con el que suscribe un pacto socioeconómico, que incluye un recorrido de crecimiento y las condiciones necesarias para obtener este reconocimiento.

13. Los hijos de los ciudadanos damanhurianos se consideran parte integrante de la ciudadanía. Todos los ciudadanos de la comunidad damanhuriana participan en la formación de los hijos, en su cuidado y mantenimiento, y siguen líneas educativas compartidas. 

14. El gobierno federal es elegido periódicamente por los miembros de la Escuela de Meditación de acuerdo a las reglas establecidas en ella. El gobierno toma las decisiones y promulga las leyes que atañen a toda la federación.

El gobierno involucra a los ciudadanos en la elaboración de las líneas estratégicas de desarrollo de la federación. Las decisiones del gobierno tienen un carácter vinculante para cualquier individuo, grupo u organismo de la federación.

15. Damanhur se desarrolla a través de formas de propiedad comunitaria y privada. Los inmuebles de interés comunitario pertenecen a entidades creadas con este fin por la comunidad o por la federación . Damanhur incentiva modelos, colectivos e individuales, de desarrollo económico sostenible y solidario.

16. A la federación de comunidades pueden adherirse comunidades o grupos motivados por principios y finalidades compatibles con los enunciados en la presente carta.

La federación puede adherirse a confederaciones o crear alianzas con comunidades o grupos motivados por principios y finalidades compatibles con los enunciados en la presente carta.

En ambos casos, el gobierno federal delibera sobre los términos de adhesión.

17. Las funciones de control del cumplimiento del orden normativo las ejerce el Colegio de Justicia.Todos los ciudadanos y organismos están obligados a respetar las decisiones. El Colegio de Justicia custodia los principios de la ética damanhuriana.

El Colegio de Justicia puede suspender y anular los actos ilegítimos emitidos por otros organismos. Supervisa el progreso social y vela por la uniformidad de la interpretación de las normas constitucionales y federales y la conformidad de las normas comunitarias con las normas federales y constitucionales.

Los actos de relevante interés federal y comunitario promulgados en cualquier ámbito por los organismos damanhurianos se depositan en el Colegio de Justicia.

Las eventuales controversias entre ciudadanos y entre ellos y Damanhur y sus organismos están sujetos a la competencia del Colegio de Justicia, que juzgará con equidad, sin formalidades de procedimiento y su juicio es inapelable.

El colegio de justicia es elegido periódicamente por los miembros de Medit-Acción de acuerdo a las reglas establecidas en ella.

18. Las normas de ejecución de la presente carta no pueden contener disposiciones contrarias a ella. La regulación de los temas relacionados con la ciudadanía se lleva a cabo mediante leyes.

La revisión de las normas contenidas en esta carta ha sido aprobada por los miembros de Medit-Acción de acuerdo con las reglas establecidas en ella. En todos los casos en los que se planteen cuestiones de interpretación de la normativa vigente, la solución será definida por el Colegio de Justicia, previa consulta a los sabios.

Damanhur, 11 de junio, 2019

¿Te gustaría subscribirte a nuestro boletín?
Si al igual que nosotros, sueñas con la creación de un mundo nuevo, en el que cada ser humano pueda progresar y estar al servicio de un bien superior, estamos seguros de que disfrutarás al leerla

¡Permanece conectado a través de nuestra newsletter!

* campo obligatorio

Estoy interesado en:

Suscribiéndome declaro haber leído las informaciones sobre la gestión de datos personales.

no, thanks