Vivir en comunidad

Una federación de eco-comunidades espirituales abiertas al mundo

Organización social
La calidad de vida

Buscar el bienestar adecuado para todos los ciudadanos

En cuarenta años de historia, la calidad de vida en Damanhur ha crecido de manera exponencial en comparación con el comienzo. Hoy en día, hay cientos de hectáreas de territorio, decenas de casas de bioconstrucción, servicios y estructuras que pueden acoger ciudadanos y huéspedes, actividades productivas, agricultura biológicaenergía renovable en cada comunidad, una escuela de 0 a 14 años, un centro de medicina integrada y muchos otros aspectos que hacen la vida rica en variedad y calidad.
La solidaridad, el compartir y la laboriosidad de los damanhurianos son los valores que han permitido aumentar la riqueza común para el uso y beneficio de todos. El apoyo a las personas con dificultades, así como a los ancianos, a los niños y a las mujeres en maternidad es constante. Para todos los ciudadanos, independientemente del tipo de actividad que lleven a cabo y la cobertura asistencial que reciban del Estado, se garantiza un nivel elevado de asistencia. Toda la comunidad apoya a los niños en sus estudios y viajes, porque la educación es un tema importante y compartido por todos.
El sistema sanitario interno está organizado y permite a cada uno la modalidad que desee: junto a la medicina tradicional damanhuriana - pranoterapia, terapias suaves, medicina natural - hay un ambulatorio donde hay varios médicos, la mayoría de los cuales son ciudadanos damanhurianos, y donde se ofrecen muchos servicios especializados, dirigidos tanto a los damanhurianos como a los usuarios procedentes de localidades vecinas.
Todo esto demuestra que una comunidad bien organizada es un elemento de estabilidad social que ofrece una contribución significativa de servicios al territorio, y que ayuda a elevar la calidad de vida tanto para sus habitantes como para los usuarios de los servicios.

Los organismos electivos

Muchos cargos electivos para una gestión compartida

Los damanhurianos son probablemente los ciudadanos europeos que votan más a menudo. A las elecciones nacionales y europeas, se suman las damanhurianas.
Cada seis meses, los ciudadanos votan a los Reyes Guía, el cargo más alto en el cuerpo social. Los Reyes Guía se encargan de coordinar las actividades y el desarrollo de toda la federación. Cada año, se elige también el Colegio de Justicia, la segunda función en orden de importancia. Su tarea es supervisar el respeto de los principios de la Constitución, resolver disputas entre ciudadanos y verificar las actuaciones de los distintos organismos.
En cada comunidad, se elige una vez al año el capo nucleo o regente, la persona que se ocupa de coordinar la vida en la comunidad desde el punto de vista de las relaciones humanas, de la organización y de la ejecución de los diversos proyectos de la comunidad. Por último, dada la magnitud de Damanhur, cada área territorial en donde hay varias comunidades se identifica como una región, encabezada por un “capitán” elegido por los miembros de las diferentes comunidades, que permanece en el cargo durante un año.
Los responsables de los tres cuerpos - Escuela de Meditación, Juego de la Vida y Tecnarcato - son nombrados por los Sabios, tres figuras identificadas por Falco Tarassaco antes de dejar el cuerpo. El papel de los Sabios es continuar con la función que tenía Falco en vida: velar por la dirección general de Damanhur y seguir alimentando el sueño que nos ha inspirado siempre.

La Constitución

Una “carta de principios” renovada con los años

La Constitución de Damanhur ha nacido para ser cambiada a lo largo del tiempo, de acuerdo con una visión filosófica precisa: crear una realidad basada en una toma de conciencia individual cada vez mayor, con cada vez menos necesidad de leyes y reglamentos.
El primer borrador de la Constitución se remonta a 1981 y contiene más de 130 artículos. Tras muchos cambios, la versión actual, con tan sólo quince artículos, recoge los principios fundamentales de la vida de la Federación de Comunidades.
Entre los más importantes se encuentran pensar bien de los demás, el impulso a una continua transformación interior, la solidaridad y el respeto entre los ciudadanos, dar a los demás siempre otra oportunidad, y cuidar del medio ambiente y de todas las formas de vida.
La Constitución prohíbe fumar, consumir drogas y cualquier forma de exceso que pueda dañar a uno mismo y a los demás. Los damanhurianos se atienen a estas disposiciones como elección de modo de vida, y se pide a todos los visitantes que transitan por el territorio de Damanhur que respeten también esta regla.
Pulsa aquí para leer la Constitución de Damanhur.